5 Consejos para ayudar a tus hijos a preparar los exámenes

Cómo ayudar a tu hijo a preparar los exámenesAyudar a tus hijos a preparar los exámenes no es tarea fácil. Si tus hijos traen malas notas alguna vez no quiere decir que sea un fracaso escolar o que esté relacionado con su capacidad intelectual. Puede deberse a una falta de concentración o a no estudiar correctamente. Si encuentra un buen método de estudio gestionará mejor los conocimientos, y aprovechará más el tiempo dedicado a ello. Lo que hay que conseguir es estudiar mejor. En ello la familia puede ser de gran ayuda.

Cómo ayudar a tus hijos a preparar los exámenes

El tiempo va muy deprisa. Sin darnos cuenta ya casi está aquí el agobio de los exámenes de fin de curso. Antes de las merecidas vacaciones estivales, los niños tendrán que hacer frente a esta época tan dura para ellos. Muchos no saben cómo afrontarla. Te damos unos consejos para ayudarles.

Si se sabe estudiar correctamente y se organiza bien el tiempo es más fácil que los exámenes salgan bien. Los siguientes aspectos se consideran básicos para una correcta técnica de estudio:

1. Disponer de un lugar para estudiar tranquilo y organizado

El sitio elegido para estudiar debe ser silencioso y tiene que estar bien ventilado. La temperatura debe estar al gusto del estudiante. El mobiliario de estudio debe proporcionarle una posición recta, con la espalda totalmente apoyada.Niñas preparando apuntes

También es muy importante tener a mano todo lo que vaya a necesitar antes de empezar a estudiar. De este modo luego no se entretendrá buscando. Por último, no podemos olvidar disponer de una buena iluminación. Deber ser preferentemente natural y que entre desde el lado opuesto a la mano que escribe, para evitar sombras. Todo esto pueden parecer pequeñeces, pero si no se tienen en cuenta luego entretienen mucho.

2. Hay que crear un hábito de estudio

Un hábito es una conducta que se debe repetir hasta ser asumida. Para mejorar el estudio se necesita que las conductas efectivas se repitan. Si esto se logra, con el tiempo el esfuerzo será menor y resultado mejor. Es decir, con menos horas de estudio se enterarán de más cosas. Economizar el tiempo es importante para los niños ya que si estudian bien tendrán más tiempo para jugar y dedicarse a sus hobbies o actividades complementarias.

Unos hábitos generales pueden ser empezar siempre a estudiar a la misma hora; no empezar más tarde de las 7, para evitar el cansancio; primero estudiar, después los deberes; usar medios digitales puntualmente para consultas; apuntar en su agenda personal tareas por realizar o acabadas, fechas de exámenes, trabajos… etc.Niña cogiendo hábito de lectura diaria

Al principio, tendrás que ponerte todos los días con ellos sin excepción. Con el tiempo, verás cómo puedes ir dejándolos a ellos solos porque habrán adoptado esa costumbre de ponerse todos los días a trabajar. Si les sobra tiempo, podrán jugar, ver un poco de televisión o jugar con el ordenador (siempre controlando el tiempo) y en este orden: primero trabajo y luego distracción.

3. ¿Cuánto tiempo deben dedicar los niños al estudio?

Entre los 7 y 8 años, ya podemos introducirles en el concepto del tiempo de estudio. Por ejemplo, si un niño está toda la tarde estudiando y no le cunde, debemos empezar a practicar con el reloj y con los horarios. El primer día miramos cuánto tarda y, a partir de ese día, le proponemos intentar ir bajando el tiempo para superar su propio record. La clave de esto no es agobiarles con el tiempo, es comprender que cuando se ponen un tiempo les cundirá más.

Otro buen ejercicio es leer todos los días, al menos treinta minutos. Ellos mismos verán que cada día pueden leer más hojas en el mismo tiempo. Es recomendable que comiencen por las asignaturas que más dominen, para luego pasar a las que más les cueste.

4. Primero, se estudia y luego, se hacen los ejercicios

Muchos padres e hijos creen que con hacer los deberes todos los días ya han cumplido. Eso no es así. Hay que explicarles que las cosas se consiguen con esfuerzo. Esta es la disciplina que queremos enseñarles y tenemos que razonar con ellos. Hay que explicarles que todos estamos cansados, pero ese es su trabajo. Al final del día, cuando hayamos terminado nuestras tareas, podremos descansar.Niña estudiando para un examen

5. Ayúdale a realizar una lectura comprensiva

Por mucho que lea un tema, no le servirá de nada si no lo entiende. Para que la lectura sea provechosa, debe entender lo que se explica. Esto facilitará su aprendizaje. Si no entiende algún término, puede consultar diccionarios tradicionales u online. Acciones como subrayar o autoevaluarse con cuestionarios realizados por él mismo también pueden serle de mucha ayuda. El subrayado puede ser muy útil a la hora de sintetizar ideas. Sin embargo, muchos estudiantes no lo hacen bien. Deben destacar solo las ideas más importantes. Si en un texto está prácticamente todo subrayado, este no servirá de nada.

Está probado por expertos que actuando sobre la planificación y enseñando técnicas de estudio, habrá una mejora en los problemas de concentración; en la ansiedad ante el examen; en que el estudio no dé frutos; que los estudiantes se desmotiven… Por eso es tan importante ayudar a tu hijo a preparar bien sus exámenes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*