5 consejos para proteger los ojos de los niños de las pantallas

consejos para proteger los ojos de los niños de las pantallasYa sea por fines educativos o por entretenimiento, el tiempo que los niños están ante la pantalla de un dispositivo electrónico se ha disparado en los últimos años y, más aún, durante esta época de confinamiento. Es por ello que, proteger los ojos de los niños de las pantallas es fundamental para prevenir, entre otras muchas cosas, la aparición temprana de enfermedades visuales.

También parece que hay una relación directa entre el tiempo que se pasa ante una pantalla y los resultados académicos, cuanto mayor tiempo ante la pantalla, peores son los resultados escolares. Además, hay que añadir otros problemas, como la obesidad, los trastornos de sueño y el déficit de atención, dolor de cuello, espalda, hombros…

Según los expertos, los menores de 8 años están más de dos horas al día con aparatos con pantallas. En los niños entre 8 y 10 años, el tiempo aumenta a seis horas por día. Los niños de los últimos cursos de primaria y los que están en secundaria, pueden estar hasta nueve horas al día frente a pantallas digitales.

Todas estas horas delante de los dispositivos pasa factura a sus ojos y a su visión. Por ejemplo, podrían sufrir el síndrome de visión por computadora (CVS). Los síntomas del CVS pueden incluir visión irregular, ojos cansados, ojos secos, dolor de cabeza y fatiga.

La miopía en niños también podría desarrollarse, o aumentar, debido al aumento del tiempo de exposición frente a una pantalla. Esta enfermedad ocular ha crecido enormemente entre los más pequeños en los últimos 10 años (un 20% en niños menores de 7 años), lo que coincide con el mayor uso de todo tipo de dispositivos digitales por esta parte de la población durante este periodo.

Cómo proteger los ojos de los niños de las pantallas

La luz solar natural es la fuente más importante de exposición a la luz azul, las pantallas de todos estos dispositivos también emiten este tipo de luz. Por ello, algunos doctores creen que la exposición adicional a la luz azul, por culpa de estos dispositivos, puede producir enfermedades oculares relacionadas con la edad, como la degeneración macular.

Hay que tener en cuenta que niños y adolescentes son la población más vulnerable, pues su cristalino está todavía en desarrollo y no filtra la luz de manera eficiente.

Prohibir que usen los dispositivos digitales no es una buena idea, pues les suele generar más ansiedad y ganas de utilizarlos, (ademas de crear infinidad de conflictos entre padres e hijos), pero sí que podemos llevar a cabo algunas pautas para proteger los ojos de los niños de las pantallas.

1. La regla 20-20-20

Para proteger los ojos de los niños de las pantallas, es fundamental realizar descansos visuales constantes. Para ello, deberíamos hacer que practiquen la regla “20-20-20”. Esta práctica consiste en apartar la vista de la pantalla cada 20 minutos y mirar algo que esté a una distancia mínima de 20 pies (6 metros) durante 20 segundos.Niño con picor de ojos por sobreexposición delante de pantallas

Este sencillo ejercicio relaja los músculos de alineación ocular y de enfoque. Así, se reduce el riesgo de muchos de los síntomas de la fatiga visual digital. Además, disminuye el riesgo de padecer o aumentar la miopía, ya que algunos expertos sugieren que la fatiga al enfocar puede estar asociada con la aparición y la progresión de la miopía. Estos descansos ayuda a reducir esta fatiga.

2. Crear horarios para utilizar estos dispositivos

Debemos instaurar unos horarios de uso diario de dispositivos digitales. De esta forma reduciremos la dependencia de tu hijo con estos aparatos, la fatiga visual y limitaremos la exposición a la luz azul. Eso sí, los mayores debemos dar ejemplo y respetar también dichos horarios.

Para facilitar esta dependencia electrónica debemos buscar pasatiempos alternativos. Es muy importante encontrar otras actividades para que se entretengan, preferiblemente al aire libre.

3. Protección de excesiva luz azul

Podemos, y debemos, proteger los ojos de los niños, tanto de la luz azul solar como de la luz azul de los dispositivos digitales. Para ello, podemos utilizar gafas fotocromáticas, para usar en interiores y exteriores.

Para utilizar en interiores, existen filtros de luz azul integrados en la lente de las gafas. Otra opción que podría ayudar a proteger los ojos de los niños de las pantallas sería recubrir las gafas con lentes antirreflejantes.

4. Ajustes de luz y brillo

Además del uso de filtros homologados es importante ajustar el brillo de las pantallas al momento del día en el que nos encontremos. De este modo, por la noche debemos reducir el brillo al máximo, ya que la luz azul que emiten las pantallas causa degeneración macular, un trastorno ocular irreversible que destruye lentamente la visión central y aguda.

Conviene recordar, además, que el uso de pantallas durante la noche constituye uno de los principales enemigos del sueño infantil, afectando a los ritmos circadianos, y a la cantidad y calidad de horas de descanso, pudiendo provocar importantes trastornos del sueño afectando, con ello, al rendimiento escolar.

5. Realizar revisiones oftalmológicas anuales

En la medida de lo posible, es conveniente realizarles una revisión ocular completa antes del comienzo de cada curso escolar. Con ello, el especialista comprobará el estado de los ojos de tu hijo y podrá darte instrucciones específicas para reducir el riesgo y los síntomas de la CVS.

Es obvio que los niños y la tecnología son el futuro. Por ello, tomar estas sencillas medidas puede ser de gran ayuda para el cuidado de los ojos y la vista de nuestros pequeños grandes genios y disminuya el riesgo de que padezcan problemas oculares y de visión debido al uso prolongado de dispositivos digitales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*