5 Consejos sobre cómo afrontar el final de curso de nuestros hijos

Portada de cómo afrontar el final de curso de nuestros hijosComo cada año llega el final del curso, los exámenes finales, entrega de trabajos… Todo esto provoca presiones, exceso de tiempo estudiando… Y suele pasar por dejar todo para última hora. Por todo esto, el final de curso se convierte en un periodo de mucho estrés para los alumnos, y por extensión a quien convive con ellos. A continuación te damos 5 consejos sobre cómo afrontar el final del curso de nuestros hijos.

5 consejos sobre cómo afrontar el final de curso

Como los mayores, los niños también pueden padecer estrés. Sobre todo en este periodo de fin de curso. Hay muchos factores que intervienen en ello. Por ejemplo, además del calor, se suele presionar al estudiante con sacar buenas notas. También suelen influir factores externos. Es decir, puede que tengan que preparar representaciones de las actividades extraescolares, pueden tener las defensas bajas por las alergias, puede que tengan su comunión. Todo suma, y como dice el refrán, la primavera la sangre altera.

Es un momento de intensidad muy alto, que se produce no solo en estudios. Hay cambios de horarios, rutinas, momentos de concentración y exigencia muy altos. Seguramente, todo esto llega en un periodo en el que física y mentalmente estén en una curva descendente.Niños estudiando exámenes finales

Antes de empezar con los consejos sobre cómo debemos afrontar el final del curso de nuestros hijos, hay que motivarles para que lleven el curso al día, que no lo dejen todo para el final. Los siguientes consejos que te damos son cosas que no solemos hacer. Pero, si las hiciéramos, ayudarían a que tu hijo afronte mejor este periodo.

Hay dos reacciones muy comunes en estas fechas entre los pequeños estudiantes. Los más responsables estarán nerviosos y puede que tengan miedo a suspender. Por otro lado, otros perderán interés, por el cansancio de todo el curso acumulado. Sea cual sea el caso que te toque, te damos consejos para reaccionar adecuadamente en tu intento de ayudarles.

1. Debemos transmitir tranquilidad a los estudiantes

En esta época de estrés y ansiedad, los mayores debemos transmitir calma y seguridad.  Es importante mantener la casa lo más tranquila posible mientras el estudiante esté estudiando, y respetar su espacio de trabajo.

No es bueno que el alumno pase estos días únicamente estudiando y que no deje de ver letras y números. Debemos aconsejarles que hagan descansos para que desconecten y se despejen, ya sea en casa o al aire libre.Niño estudiando demasiado

Algo muy importante en esta época es que practiquen algún tipo de deporte, aunque sabemos que en este periodo tienen menos tiempo. Pero, si llevan a cabo algún tipo de ejercicio, les ayudará enormemente a tranquilizarse y a despejar su mente.

2. Es básico encontrar un punto medio entre ayuda y control

Es primordial estar atentos a que el alumno estudie el tiempo adecuado, pero debemos evitar presionarle o agobiarle demasiado porque puede ser contraproducente.

Por ejemplo, puedes ofrecerle ayuda para planificar el estudio, repasar algún tema o área que le resulte más complicada y practicar juntos preguntas y respuestas.

También es importante que vea que le escuchas. Intenta ayudarle si te plantea algún problema concreto. Muestra interés conociendo las fechas de cada examen, por ejemplo, pero no añadas más tensión a la que ya tiene que soportar en esta época.

3. La alimentación es muy importante en esta época

En la época de exámenes es básico que el estudiante tenga una dieta sana. Debe tomar alimentos saludables y nutritivos que no resulten demasiado pesados. Si sigue una dieta correcta en este periodo su cuerpo y su mente lo agradecerán.Chica con crisis de ansiedad de tanto estudiar

Es aconsejable que se siente a la mesa con calma en vez de comer en la habitación, por ejemplo. Debe evitar que coma cualquier cosa rápida mientras estudia. Las horas del desayuno, la comida y la cena pueden ser momentos de descanso perfectos para que desconecte del estudio durante un rato.

4. Intenta que respete las horas de sueño

Es importantísimo que el niño duerma las horas necesarias, aunque dedique algo más de tiempo al día para preparar los exámenes finales. Además, está comprobado que el estudio nocturno no es muy efectivo. Lo ideal es que antes de irse a la cama tenga un breve espacio de ocio. Por ejemplo, puede ver un rato la tele o leer, después tomar una bebida caliente antes de irse a la cama. Así, dormirá más tranquilo y despertará con fuerzas renovadas.

5. Si se ha esforzado, anímale sea cual sea el resultado

Aunque es poco probable, se puede suspender algún examen aun habiendo estudiado. Si es así, evita perder los nervios o reñirle. Lo que deberías hacer es analizar juntos qué ha podido fallar.Chico pensando solo en sus estudios

En cualquier caso, también deberías hablar con el tutor del colegio para conocer mejor los posibles problemas del niño. Así sabrás qué aspectos necesita mejorar. Con ello podréis establecer un plan para aprobar los exámenes de recuperación. De este modo aprenderá que hay veces que se puede reaccionar ante el fracaso.

Resumiendo cómo afrontar el final de curso de nuestros hijos

La intención de los padres es formar a sus hijos lo más posible para proporcionales una educación lo más completa posible para que tengan un futuro mejor. Pero la sobreocupación puede tener efectos negativos en su estado de ánimo.

En esta época tan estresante, debemos ayudarles a repartir su tiempo y a que coman correctamente. También debemos escucharles y proporcionarles un lugar adecuado para el estudio. Todas estas cositas ayudarán a que sus notas sean mejores y a que los niños estén más relajados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*