Alimentación en verano para los niños

 

Alimentación de verano para los niñosEn esta estación el calor nos hace cambiar los alimentos que comemos y nos apetece más beber que comer, por eso normalmente tenemos menos apetito, sobre todo los niños. Para que éstos tengan una buena salud la alimentación es tan básica como dormir bien o hacer deporte. Por eso, cuidar lo que comen en verano es algo que los padres debemos vigilar.

Tras un largo invierno comiendo muchos de los niños en el comedor del cole y de rutinas establecidas llegan las vacaciones y con ellas la libertad. Normalmente en verano se relajan las normas habiendo una mayor permisividad respecto a las comidas. Esto no está mal pero los niños tienen que mantener unos hábitos alimenticios correctos durante la época estival.Alimentación infantil en verano

Es básico que sigan haciendo las cinco comidas diarias. Aunque debemos intentar respetar los horarios de las comidas habituales podemos permitir cierta flexibilidad. Así evitaremos que picoteen entre horas y tomen demasiados refrescos, golosinas o helados. Debemos intentar que lo que tomen a media mañana y para merendar complementen las tres comidas principales, con frutas, yogures, sándwiches o leche. Así conseguiremos evitar las bajadas de glucosa tan comunes en esta época.

De todas las comidas el desayuno es vital para aportar las calorías y vitaminas diarias, aunque los niños suelen levantarse sin hambre, sobre todo en verano. Por otra parte es normal que no les apetezcan grandes cantidades de comida, en este tiempo el organismo necesita menos calorías. Por eso, la dieta debe ser rica en proteínas, nutrientes y vitaminas.

Alimentos de verano para los niños

Una buena opción para alimentar a los niños en verano sería darles frutas de temporada. Estas tienen un alto contenido en agua, vitaminas, minerales y fibras y son bajas en calorías. Se las podemos ofrecer enteras o en macedonias con zumo, leche fría o yogur.Macedonia de frutas

También son muy refrescantes las verduras de ésta estación. Se pueden tomar en cremas frías o en gazpachos siendo un primer plato muy nutritivo para comidas y cenas de tus hijos.

Otra comida fresquita pueden ser las ensaladas. Son fáciles de hacer y mantienen la piel hidratada frente al sol. Una fuente importante de hidratos de carbono pueden ser las ensaladas de pasta o arroz. Éstas son perfectas para mezclar con verduras, hortalizas y todo tipo de proteínas como pollo o atún.

Algo que encanta a los más pequeños, y son una fuente importante de calcio, son los helados y sorbetes caseros. Son muy fáciles de hacer, sólo necesitas una batidora y un molde para darles forma. Se pueden hacer mezclando frutas con leche y yogures para los helados y de frutas y zumos para los sorbetes.Helados caseros

Los padres deben evitar la deshidratación de los peques en verano. Esto lo conseguiremos con zumos y batidos naturales, además del agua. Estos son más sanos que los refrescos envasados con burbujas. Deben beberse al momento de hacerse para que no pierdan sus vitaminas y minerales. Y si tienes las frutas en la nevera el zumo estará más fresquito. En la medida de lo posible dales zumos naturales y no envasados. Con los zumos naturales aumentarás las vitaminas y minerales de su dieta sin que ellos lo sepan. Además, los mantendrás bien hidratados y alimentados.

La horchata es una bebida veraniega muy nutritiva. Esta es apta para niños mayores de un año, y como mucho un vaso al día. Tiene minerales tan importantes como hierro, calcio, potasio, además de vitaminas (C y E). También facilita la digestión. Y al no llevar lactosa es ideal para los niños con intolerancia a la leche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*