Causas del abandono escolar

libro abierto en pupitre en clase vacíaAunque los datos van mejorando, en España tenemos el dudoso honor de encabezar el ranking de países europeos con mayor porcentaje de abandono escolar. Desde el 26% del año 2011, hemos pasado a un 16% en este 2021 de chicos que han dejado de estudiar una vez acabada la ESO. Aún bastante alejados de la media del 10% de los países europeos

Son datos preocupantes que las pertinentes autoridades deberían analizar con el objetivo de realizar, tanto campañas informativas dedicadas a los estudiantes (para concienciarles de la importancia de una buena formación), como dedicar importantes partidas económicas en ayudar, con profesorado adicional, a estudiantes que necesiten apoyo con un refuerzo extra.

Causas del abandono escolar

El abandono escolar no se puede (ni se debe) señalar a una única causa. Cuando se produce, habría que estudiar y analizar de manera individual al chico o chica que deja los estudios para poder concluir cuál o cuáles han sido las causas de dicho abandono.

El sistema educativo no puede analizar y concluir de manera individual, pero sí podría dedicar esfuerzos y partidas económicas para los centros educativos con el fin de detectar y, en la medida de lo posible, solucionar posibles casos de abandono.

Aunque no se puede generalizar, sí se pueden señalar las causas más asiduas en los abandonos escolares en España

Bullying

Quizá pueda ser el caso más preocupante. El acoso escolar, en casos persistentes. provoca que la persona que lo sufre decida abandonar los estudios para dejar de sufrir cada día que asiste a clase, incluso siendo buenos estudiantes con un brillante futuro por delante. Por ello la importancia de detectar el bullying en nuestros hijos para solucionarlo cuanto antes.

Problemas cognitivos

En pasadas épocas, a los estudiantes que suspendían sistemáticamente se les estigmatizaban en sus propias casas con aquella lapidaria frase: “no sirves para estudiar”. Detrás de esos suspensos podían esconderse problemas de déficit de atención, de TDAH o, incluso, problemas visuales.
Afortunadamente, si se detectan, estos problemas hoy en día pueden ser tratados y, el niño o la niña que lo sufra, puede seguir sus estudios con normalidad.

Causas socioeconómicas

Hay estudios que revelan la causa directa entre el abandono escolar y la falta de medios económicos en el hogar para seguir sufragando los estudios del hijo o la hija. En estos casos, las administraciones deberían correr con los gastos de su formación mientras el alumno siga formándose de manera adecuada.

Adolescencia “problemática”

En esta etapa, los niños y las niñas sufren abruptos cambios físicos, mentales y hormonales en muy poco tiempo que pueden confundirles y desviar sus atenciones. Durante la adolescencia, también pueden aparecer los complejos y traumas, bien sean por cambios físicos, por rechazo social o bien por sus progresos (o falta de ellos) en el ámbito escolar que deriven en un rechazo hacia los estudios.

El propio sistema educativo

Desde 1980 llevamos en España 8 reformas educativas diferentes. Ninguna de ellas se ha demostrado realmente efectiva frente al abandono escolar. Quizás los políticos deban replantearse el modo y los cambios realizados en cada reforma educativa para centrarse en los problemas y las necesidades reales de los chicos.

La motivación, clave frente al fracaso escolar

Desde pequeños, los niños se muestran intrigados por el mundo que les rodea:, “Mamá ¿por qué esto?”, “papá ¿por qué lo otro?” … son preguntas que realizan a diario con el ánimo de aprender y comprender.

Con el tiempo, con la rutina, con la obligatoriedad de aprender determinadas materias no muy motivantes para ellos y, por algunas de las causas anteriormente descritas, algunos niños van perdiendo el interés en aprender.

Expertos en la materia coinciden en señalar que, mantener a los niños motivados, tanto desde el ámbito familiar como desde el escolar, es un factor fundamental para frenar el abandono escolar.

Para ello, los padres debemos estar pendientes y ser partícipes de sus progresos y/o dificultades desde pequeños, inculcándoles que el estudio y el aprendizaje es una actividad agradable, gratificante y positiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*