Día de los abuelos

Día de los abuelosEste domingo 26 de julio se celebra en todo el Mundo el Día de los abuelos. Se festeja este día porque, según el calendario católico, está es la fecha en que se conmemora la onomástica de San Joaquín y Santa Ana, padres de la Virgen María y abuelos de Jesucristo. Aunque en muchos países pasa desapercibida, gracias a la cultura digital esta fecha está comenzando a tener la relevancia que merece.

Quien haya tenido la suerte de haber crecido cerca de sus abuelos, conservará en la memoria divertidas tardes de juegos, veladas inolvidables escuchando sus historias y vivencias, sus cuidados y mimos constantes y la protección frente a nuestros padres de las travesuras cometidas. Desde luego, nos han aportado vivencias únicas en nuestra infancia imposibles de olvidar.

El papel de los abuelos dentro de la dinámica familiar ha sufrido modificaciones a lo largo de los años debido a los cambios sociales: la maternidad tardía, la falta de conciliación laboral, madres adolecentes, familias monoparentales… etc han provocado que los abuelos asuman un rol tan importante como esencial dentro del núcleo familiar.

Es inevitable reconocer que, hoy en día y en muchos casos, los abuelos han tenido que adoptar la figura de cuidador y padres subrogados de esta nueva generación. Su sacrificio, llegando incluso en alterar su propia rutina renunciando a su ocio y descanso para cuidar de sus nietos, les hacen merecedores de reconocimientos por un papel tan irreemplazable.

abuelo con nieta
Hoy en día no es fácil ser padres, pero tampoco abuelos. Y aunque su papel solo se debería limitar a ser parte de la afectividad de los nietos y formar un eslabón importante de la unidad familiar, están expuestos a asumir otra vez el protagonismo en la crianza de los nietos. La relación entre abuelos y nietos es una simbiosis constante, los abuelos suponen un soporte emocional, experiencia, sabiduría, cariño, estabilidad, tranquilidad etc. mientras que los nietos son una inyección de vida para las personas mayores.

No debemos olvidar que no dejan de ser personas con dolencias y cansadas de una vida llena de trabajo, por ello, sus esfuerzos deben ser doblemente valorados y exponerles lo mínimo posible.

Aunque debería ser a diario, no dejes pasar la ocasión este domingo para aprovechar y reconocer a tus propios abuelos y a los de tus hijos, su esfuerzo, cariño y dedicación contigo y con los tuyos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*