Educar con buen humor

padre e hijo sentados en hamaca mirándose y sonriendoAl contrario de lo que se piensa en muchos casos, educar con buen humor y risas a tus hijos es altamente beneficioso y no tiene porqué significar que no haya respeto entre ambas partes. Reír forma parte de la vida diaria de los niños y, cuando compartimos esos momentos con ellos, la relación se fortalece, hacen que estén más a gusto y quieran estar más tiempo a nuestro lado.

Solucionar problemas con buen humor

En el día a día, surgen ciertas actitudes y circunstancias que, como padres, debemos corregir en nuestros hijos. Hacerlo con tranquilidad, serenidad, desde un punto positivo y con cierto toque de buen humor, harán que presten más atención a las correcciones que les estamos diciendo y asimilen mucho mejor los conceptos y valores que deseamos inculcarles.
El buen humor hace ver los conflictos familiares desde otra perspectiva. Libera tensiones, relativiza los problemas y ayuda a solucionarlos creando un ambiente favorable y de cooperación entre todos los miembros.

Beneficios de la risa en los niños

El buen humor es la antesala de la risa y, la risa, es sinónimo de felicidad ¿Puede haber algo más satisfactorio para unos padres que ver o escuchar a sus hijos reír a carcajadas? Ese sencillo acto refleja que, quien la produce, es feliz consigo mismo y con el entorno que le rodea.
Un niño que ríe a menudo es un niño sano. La risa aporta múltiples y variados beneficios, tanto a nivel físico como mental.

Beneficios físicos

Con la risa, se ejercitan y fortalecen diferentes músculos, no solo de la cara, también de diferentes partes del cuerpo. Hay estudios que apuntan que, sólo en la cara y el cuello, entran en funcionamiento 12 de los 36 músculos que tenemos en esta parte del cuerpo encargados de realizar todas las expresiones faciales.
Con cada carcajada, los niños también ponen en funcionamiento músculos y órganos fundamentales para su desarrollo físico. Aumenta su capacidad pulmonar al necesitar un volumen mayor de aire, fortalece el corazón y, tanto el diafragma como el abdomen realizan una función relajante.

Beneficios emocionales

Con la risa, la hipófisis y el hipotálamo del cerebro generan endorfinas, que son unas sustancias que, una vez liberadas, se extienden por todo el organismo a través de la sangre generando sensación de bienestar, placer y euforia, por algo son llamadas las “moléculas de la felicidad
La risa, además, libera tensiones y reduce el estrés.

Padre e hijo a punto de abrazarse sonriendo

Beneficios sociales

Quién no ha escuchado eso de que “la risa es contagiosa”. Y así es. Reír en compañía de familia o amigos hace que se estrechen lazos, se refuercen vínculos y queramos pasar más tiempo con esas personas con las que pasamos esos buenos ratos. Por lo que, también, es una excelente terapia social.

Queda demostrado que educar con buen humor y reírse con los niños es una excelente costumbre que deberíamos realizar más menudo por todo lo bueno que aporta
¡Ponlo en práctica!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*