Cómo prevenir y, en su caso, curar la gripe en los niños

La gripe en los niñosDurante el invierno es normal la gripe en los niños. Esta enfermedad se contagia fácilmente. Los niños pequeños son los que más fácilmente la transmiten. Se trata de una infección vírica que ataca sobre todo a las vías respiratorias.

Por eso es básico estar informados sobre la enfermedad, conocer sus síntomas y cuándo vacunarse. De este modo podremos evitar su contagio, y en el peor de los casos su propagación.

Se puede curar muy fácil, pero con los niños pequeños hay que tener más cuidado. Estos tienen más posibilidades de desarrollar otras complicaciones, como infecciones de oído, bronquitis o neumonía.

Los consejos que te damos más abajo no suplen la visita al médico. Si sospechas que tu hijo puede tener gripe debes acudir al médico lo antes posible.

Síntomas de la gripe en los niños.

Los principales síntomas de la gripe en los niños son malestar general, dolor de cabeza, escalofríos, y fiebres altas. Suele producir tos seca y mocos, y algunas veces pitidos al respirar. Otros síntomas menores pueden ser dolores musculares, dolores abdominales con vómitos, esto último no siempre se da. También es normal que no les apetezca comer.

Existen dos tipos de vacuna, una inyectable y otra que se echa en la nariz del niño. La inyectable contiene virus muertos, mientras que la vacuna en aerosol nasal utiliza un virus vivo pero debilitado.

Cómo se contagia.

Esta enfermedad se transmite por unas minúsculas partículas que el infectado expulsa sobre todo cuando tose, pero también al hablar o estornudar. En menor medida pero también se contagia a través de las manos o al tocar objetos contaminados con el virus, como un juguete o una prenda, por ejemplo.Niños con gripe en el colegioLos lugares donde haya varios niños juntos, como guarderías, cumpleaños, parques… son un gran foco de infección. Esto es debido, sobre todo, a que los niños comparten todo sin miramientos. Cualquier juguete lo tocan, lo chupan…

Cómo evitar el contagio.

La persona infectada por la gripe, cuando vaya a toser o estornudar, debe taparse boca y nariz con un pañuelo de papel. Una vez usado tirarlo. Debe lavarse las manos a menudo con agua y jabón, sobre todo nada más toser o estornudar. También puede usar limpiadores de manos que contengan alcohol. También se pueden utilizar máscaras faciales para contagiar lo menos posible a los demás.

Tratamiento de la gripe en los niños.

Una vez contagiada esta enfermedad ya solo queda aliviar los síntomas, ya que no tiene tratamiento (remite por sí sola). Por ejemplo, para bajar la fiebre podemos usar antitérmicos (paracetamol e ibuprofeno. A veces se pueden alternar). Estos también quitarán un poco el malestar. Aparte de esto solo queda descansar lo más posible e intentar no dejar de comer ni de beber para evitar la deshidratación. Las sopas y los caldos calientes vendrán muy bien.

Como hemos dicho antes, la enfermedad se cura sola por lo que tomar antibióticos no servirá de nada, a no ser que haya algo más. En ese caso será el médico el que los recete. La gripe suelen durar una semana, con o sin antibiótico. La tos y los mocos pueden tardar unos quince días en desaparecer.

Los niños tampoco deben tomar medicamentos que lleven ácido acetilsalicílico, como las aspirinas. Según parece, si lo toman podría aparecer el Síndrome de Reye, una grave enfermedad que se da a menudo en niños.Niño con gripe en la camaSi la fiebre alta es persistente, si salen erupciones en la piel o hay dificultad para respirar, es básico ir al pediatra rápidamente.

Hay que intentar evitar por todos los medios que los niños con enfermedades cardiacas, pulmonares, inmunodeficiencias o trastornos hematológicos sean contagiados de gripe, pues los problemas que derivados de su enfermedad, sumados a los síntomas de la gripe podrían confluir en graves problemas de salud.

Aunque el niño tenga escalofríos es importante que no se le abrigue mucho. Esto puede hacer subir la fiebre. Para bajarla es bueno un baño con agua tibia, nunca un baño frío ni fricciones con alcohol.

Debemos vacunar a los niños de la gripe.

Según la Asociación Española de Pediatría los niños mayores de seis meses deberían ser vacunados anualmente contra la gripe (no se recomienda a menores de 6 meses). Los menores de 9 años necesitarán una segunda vacuna aproximadamente 4 semanas después de la primera. Por otro lado, es recomendable vacunar a todos los niños que sufran enfermedades de base (oncológicas, respiratorias, cardiacas, asmáticas…).

Esperamos que tus peques no sufran este invierno el virus de la gripe, ni que se constipen ni nada parecido. Si ya es demasiado tarde, esperamos que estos consejos te sirvan para aliviar un poco los síntomas y que la enfermedad se haga más llevadera para ambos, para ti y para tu hij@.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*