6 motivos para que los niños hagan puzles

motivos es bueno que los niños hagan puzlesLos puzles son una herramienta fantástica para el desarrollo intelectual de los más pequeños de la casa. Estos juegos tan clásicos, ofrecen diferentes posibilidades de realización, pueden hacerlos ellos sólos, en compañía de amigos o de los padres o por equipos y cada uno se hace cargo de una parte diferente del puzle.

Aunque los puzles son ideales para incluir en la educación y en el ocio de los niños, los mayores debemos cuidar algunos detalles antes de utilizar esta fantástica herramienta con ellos, de este modo, siempre serán un modo de aprendizaje y diversión y nunca una frustración.

Para ello, la primera y principal premisa es no forzarles nunca a hacerlos. Es mejor encontrar algunos momentos para introducirles en este fantástico mundo. Hay que ser pacientes al principio, darles consejos y trucos para su realización hasta que aprendan por sí solos a manejarse.

Otro factor muy importante a tener en cuenta es hacer caso a la edad recomendada por el fabricante. Así, nos aseguramos que el niño o la niña podrá acabarlo sin problema lo que le supondrá una satisfacción y una motivación para ir aumentando la dificultad.

5 motivos para que los niños hagan puzles

Cuando comenzamos a introducir los puzles en las actividades de ocio de nuestros hijos, notaremos rápidamente en ellos los beneficios cognitivos y de personalidad que estos juegos aportan en diversas áreas de su desarrollo.

1. Mejora la autoestima y la autonomía

Aunque los puzles se pueden hacer en grupo, lo normal es realizar esta actividad de forma individual, ya que se hacen mejor en un ambiente tranquilo y de relajación. De este modo, se desarrolla su autonomía porque verán que no necesitan a nadie (a partir de cierta edad) para completarlo y divertirse.

Además, cada vez que terminan un puzle su autoestima se dispara. Todo el que haya superado un reto alguna vez en la vida sabe la satisfacción que produce.

2. Refuerza el trabajo en equipo

Si los genios de la casa prefieren compartir la experiencia de completar un puzzle con amigos, esto potenciará también el trabajo en equipo, la tolerancia a otras opiniones y asumir con naturalidad los posibles errores que se puedan cometer ante otras personas.

3. Desarrolla la concentración y la relajación

La capacidad de concentración es uno de los aspectos que más se desarrolla a través de los puzles. De hecho, podemos comprobar que dependiendo del grado de concentración que tengan en diferentes momentos, pueden hacer el mismo puzle en tiempo récord o tardar una eternidad.

niño haciendo puzle

Que los puzles son una herramienta fantástica para el desarrollo de los peques queda patente en la relajación que producen. De hecho, esta es una de las principales razones por las que muchos adultos tienen como hobby hacer puzles de innumerables piezas. Igual que relajan cuando eres mayor, también lo hace a los menores.

4. Mejora la memoria visual

La memoria visual es muy importante en la vida diaria, tanto de los niños como de los adultos. Es especialmente importante para estudiar y para orientarse. Cuando los peques empiezan a hacer puzles, al ser una imagen la que deben completar, lo harán desde un primer recuerdo (si la caja no dispone de imagen) o a través de una imagen desestructurada (si la caja tiene imagen)

Después, según van repitiendo los mismos puzles (algo habitual al principio porque les aporta seguridad), se podrá comprobar cómo se ha desarrollado su memoria visual por la velocidad a la que lo hacen. Cuando consigan hacer sin ningún esfuerzo el mismo puzle, podemos pasar a otro más difícil.

5. Desarrollo de la lógica y el espacio

Las piezas con lado o lados lisos, ayudan a comprender y resolver el puzle de una manera más sencilla. Una vez que se lo hallamos explicado, ellos aplicarán y analizarán qué piezas hacen de esquinas y cuántas forman el marco, tanto en horizontal como en vertical, todo de manera intuitiva.

El diseño de las piezas permite a los niños, de un sólo vistazo, descartar o utilizar una determinada pieza para engancharla por otra

6. Rápido desarrollo de la motricidad fina

Este aspecto es fundamental, sobre todo, en los niños más pequeños. Esto es así porque los niños de menor edad (de 2 a 5 años) todavía están en pleno proceso de desarrollo de sus habilidades psicomotrices. Para hacer un puzle es básica la coordinación ojo mano, por lo que la motricidad fina se desarrollará más fácil y rápidamente si realizan puzles.

Puzles para niños
Puzles y bloques de madera para niños

Como ves, los puzles son una actividad fantástica, solo hay ventajas. Por ello, es muy recomendable que los puzles estén presentes en sus momentos de ocio. Desde sus primeros años de vida pueden empezar a familiarizarse con este hobby a través de juegos apilables o de construcción. Todos estos juegos ayudarán a que más tarde disfruten de los puzles.

2 respuestas a “6 motivos para que los niños hagan puzles”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*