Padres helicóptero. Qué es y cómo evitarlo

padre sujetando a un hijo por la capucha de la chaqueta y el texto: "Padres helicóptero. Qué es y cómo evitarlo"Vivimos en plena época de infoxicación. Los medios de comunicación, en los que diariamente sólo aparecen noticias negativas, hacen crecer en los padres el miedo al exterior y provocan una protección desmesurada hacia los hijos.

El concepto “padres helicóptero” describe de manera gráfica el modo de actuar de los padres con los hijos. Imagina un helicóptero sobrevolando en círculos un edificio, controlando en todo momento lo que sucede alrededor, pues ese es el modo de actuar de los padres helicóptero.

Un reciente estudio de las universidades de Minnesota y de Carolina del Norte, en Estados Unidos, concluyó que los niños que fueron criados de esta manera, desarrollaban ciertos problemas de comportamiento.

Problemas de la sobreprotección

Es obvio que los niños necesitan de la protección de sus padres, desde su nacimiento, son seres indefensos que necesitan del cariño y las atenciones de sus progenitores.
Pero, según que van creciendo, deben ir adquiriendo responsabilidades en las tareas del hogar y libertad y espacio en sus juegos. La falta de estas, provocada en muchas ocasiones por el exceso de protección de los padres helicóptero, pueden generar en los niños problemas de conducta y comportamiento:

  • Baja autoestima, inseguridad y agresividad.
  • Serán niños fácilmente manipulables.
  • Tendrán problemas para socializarse y dificultades para mantener sus parejas.
  • Las relaciones familiares, incluso las más cercanas, pueden llegar a ser complicadas.

Niño mirando tras un cristal

Cómo criar niños seguros

Hay seis pautas que todos los padres debemos seguir para que nuestros hijos obtengan la seguridad y la confianza necesaria en sí mismos para un óptimo desarrollo personal.

Estos seis puntos se dividen en dos partes de tres pautas cada una. Una de actitudes a evitar y otra de actitudes que hay que realizar cada vez que haya oportunidad.

1. No hagas sus tareas por él o ella.

Que los niños se equivoquen en cualquier situación de su vida (siempre que no implique peligro), es una excelente oportunidad para que aprendan de sus errores.

2. No busques la perfección en ellos.

Proyectar en nuestros hijos la vida soñada para nosotros es un grave error. Debemos asumir que la perfección no existe y que tienen y tendrán sus propios gustos y preferencias.

3. No resuelvas sus conflictos.

Cuando les surge un problema, tendemos a ponernos de su parte en primer lugar y a resolverles el problema a continuación. Tanto lo uno como lo otro es contraproducente. Debemos escucharles y ofrecerles las herramientas necesarias para que sean capaces de resolver sus problemas de una manera tranquila y pacífica.

4. Alaba sus esfuerzos.

Ya sea en un juego, en una manualidad o en sus calificaciones, valora el esfuerzo realizado por encima del resultado. Eso les animará a seguir intentándolo con mayor ilusión.

5. Guíales desde la distancia.

Somos sus padres no sus sombras. No podemos estar detrás de ellos las 24 horas del día. Una vez más, la clave está en la comunicación y prepararles para que, cuando se encuentren en una situación comprometida, sepan reaccionar convenientemente y no se queden bloqueados.

6. Edúcales con rutinas.

No hay mejor manera de que los niños asimilen y aprendan conductas que con rutinas. Además, saber lo que tienen que hacer les da seguridad en ellos y fortalece la relación con los padres.

Utiliza la regla 3 6 9 12 para el uso de la tecnología en niños

Como ves, sobreproteger a nuestros hijos y ser padres helicóptero es perjudicial para ellos y nada beneficioso
¡Ahora ya sabes cómo evitarlo!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*