Por qué el aburrimiento es bueno para los niños

Niño aburrido mirando por la ventana“Mama, me aburro…¿Qué hago?” Seguramente esta frase os suene a todas. Cuando esto ocurra, podemos ayudarles y orientarles a encontrar una actividad divertida que los mantenga entretenidos. Pero no debemos hacerlo de manera continuada cada vez que entren en modo “aburrimiento”, seria perjudicial para ellos. Debemos dejar que investiguen, que averigüen e inventen qué hacer cuando no se tiene nada qué hacer. El aburrimiento es bueno para los niños. Buscar por si solos cómo entretenerse hará que sean más creativos, más resolutivos, más flexibles cognitivamente y más tolerantes.El aburrimiento es la antesala de la creatividad.

Hoy en día tendemos a querer ocupar todo el tiempo de los peques. Es más, si no logramos que estén siempre ocupados podemos pensar que somos malos padres. Las actividades deportivas, musicales y otras pueden ayudar al desarrollo físico, cognitivo, cultural y social, pero los niños también necesitan tiempo para ellos mismos.

El tiempo libre anima a los niños a buscar sus propias pasiones. Casi todos encuentran algo que hacer rápidamente. Según algunas investigaciones, cuando alguien hace actividades que no le divierten, su mente puede desarrollar ideas mucho más imaginativas. Incluso, podría ayudarles a resolver problemas más fácilmente.

Se pueden usar algunos materiales para sacar más provecho al aburrimiento. Estos no tienen por qué ser sofisticados. Las cosas simples muchas veces son mejores. Por ejemplo, hay niños que cuando les regalan un juguete se divierten más con la caja.

Cosas como darle un palo al niño y preguntarle “¿Qué podemos hacer con el?” Y que el niño diga tantas cosas como se le ocurra, no sólo una. Este tipo de ejercicios, estimula su imaginación y creatividad.

Por qué el aburrimiento es bueno para los niños

Algunas de las grandes ideas han surgido en momentos de relax, como en unas vacaciones, en la bañera… El cerebro no para de producir ideas, aunque no seamos conscientes de la mayoría de ellas. Y puede pasar que, cuando no estamos pensando en eso que nos preocupa, de repente se nos ocurra una solución.

Por eso es fundamental que los niños no tengan todo su ocio programado, porque en la libertad del tiempo libre pueden aprender y desarrollar infinitas capacidades positivas para su crecimiento. Si un niño se aburre y nadie le dice qué hacer, él mismo encontrará cómo entretenerse.

Niña jugando sola en casa

Vivimos en una sociedad en la que siempre tenemos que estar haciendo algo, sino parece que estamos perdiendo el tiempo. El no hacer nada está muy mal visto socialmente. Esto se lo inculcamos a nuestros hijos, que siempre tienen actividades que hacer.

Después del cole tienen que hacer sus deberes (según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, España es el quinto país que más deberes pone a sus alumnos) y después, ir a las actividades extraescolares, o viceversa. Casi no tienen tiempo para jugar.

Es muy recomendable que tengan a su alcance medios y posibilidades de hacer actividades creativas. Es decir, material de manualidades, juegos de construcción o cosas con las que puedan potenciar esa libertad y creatividad, para que no recurran a la socorrida tele o a los videojuegos. Ojo, no es malo que los niños jueguen con dispositivos móviles o vean la televisión, pero sí que lo hagan en exceso.

¿Por qué a nuestros hijos les cuesta cada vez más encontrar algo que hacer?

Esto puede ser por varias razones. Si hoy en día le quitas a tu hijo cualquier cosa con pantalla no sabrá qué hacer. Otra causa puede ser porque no tengan a nadie con quien jugar o porque todavía no hayan encontrado lo que les gusta hacer solos. Algunos expertos apuntan que, algunos niños, “fuerzan” el aburrimiento para reclamar más tiempo al lado de sus padres.

Ahora que vamos a pasar durante un tiempo las 24 horas del día en casa a causa del confinamiento por el coronavirus, será inevitable que los niños, en algunos momentos del día, se aburran. No te agobies por ello, puede incluso que sea una situación beneficiosa

Madres y padres debemos dejar a los peques, siempre con una ligera supervisión, que encuentren ellos solos sus aficiones y gustos. También debemos generar espacios estimulantes y oportunidades para poder practicar el juego libre, imaginativo y no estructurado, tan esencial para el desarrollo infantil.

De este modo, descubrirán sus propios intereses y se conocerán mejor a sí mismos. El aburrimiento es bueno para los niños pero también para las personas adultas. Es necesario para el bienestar emocional y para un buen funcionamiento mental.

2 respuestas a “Por qué el aburrimiento es bueno para los niños”

  1. Pingback: 6 formas de entretenerse en casa con los niños - Viva el Cole

  2. Pingback: Experimentos caseros para que los niños aprendan ciencia - Viva el Cole

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*