Técnicas de estudio para niños

niño estudiandoEsta semana vamos a hablar en Viva el Cole de las técnicas de estudio para nuestros hijos, ya que en España hay un alto porcentaje de fracaso escolar. Esto se debe básicamente a que cuando éstos son pequeños no les damos un hábito de estudio correcto. Para corregir estos defectos,  y conseguir que tu hijo tenga una buena técnica de estudio, más abajo tienes unos consejos muy útiles contrastados por especialistas.

El inculcarles un buen hábito de estudio será más difícil según se vayan haciendo más mayores, hasta que llega un momento en el que ellos querrán dejar los estudios al no ver frutos y nosotros estaremos cansados de estar todo el tiempo detrás de ellos para que hagan sus deberes.

Cuando los niños comienzan sus estudios muy pocos consiguen encontrar una manera adecuada de estudiar para llegar a sus logros. De éstos, unos lo consiguen por su propia intuición y otros por una correcta orientación familiar, el resto (la mayoría) se sienten perdidos, desorientados y sin saber qué hacer.

Estos últimos casos pueden causar que los niños pasen cada vez más tiempo estudiando y no les dé los frutos esperados de su esfuerzo. Esto les desmotivará a seguir estudiando. Otros pueden tener problemas de concentración, otros ansiedad ante el estudio, otros bloqueos en los exámenes…

Consejos para un buen estudio

Normalmente el fracaso escolar tiene más que ver con una mala técnica de estudio o poca concentración que con la capacidad intelectual. No se trata de estudiar más, sino de estudiar mejor. Sí por mucho que estudie tu hijo sigue suspendiendo es porque está estudiando mal. Es mejor que estudie en periodos cortos, por ejemplo, de 45 minutos, y que descanse 15. Así se agotará menos y se quedará mejor con los conceptos que si estudia 3 horas seguidas.

Cuando los niños tienen entre 7 y 8 años, podemos introducirles el concepto del tiempo de estudio. De los 7 a los 12 años es bueno que estudien entre una y dos horas al día entre semana; de los 13 a los 18 deberán aumentar su horario una hora al día.

La concentración es básica. Es importante tener un buen lugar donde estudiar con una luz, temperatura y silencio adecuados. También es esencial tener una mesa con espacio suficiente donde tenga los materiales necesarios a mano para que no se distraiga levantándose del lugar de estudio. Una silla adecuada también es importante.  Y es básico que no oiga en otras habitaciones la tele, videojuegos, la radio o una conversación de fondo.

 técnicas-de-estudioHay que conseguir que el niño tenga una rutina todas las tardes desde Primaria: llegar a casa, merendar, jugar y a una hora en concreto (la misma todos los días), ponerse a estudiar. Así llegará a Secundaria con este hábito ya adquirido. Al principio tendrás que hacer todo esto con ellos hasta que se acostumbren a hacerlo solos. Pero no se trata de hacerles los deberes, sino de orientarles para que ellos los hagan. Para hacer deberes lo mejor es estudiar la pregunta primero, repasar lo aprendido en clase después y más tarde responder a los ejercicios.

El  saber subrayar bien puede ser muy útil a la hora de fijar ideas. Muchos estudiantes fallan en este punto porque subrayan prácticamente todo. Deben destacar solo las ideas más importantes.

Ayúdale a realizar una lectura comprensiva. Para que la lectura sea efectiva, debe comprender lo que se explica. No le valdrá de nada leer sin prestar atención, y si hay alguna palabra que no entienda debe buscarla en un diccionario.

Leer todos los días, al menos quince minutos, ayudará mucho a coger el hábito, que es lo que más cuesta. Cuando son pequeños se debe empezar dedicando una hora todos los días a que hagan una tarea, por ejemplo, leer un cuento, hacer un dibujo, hacer puzzles, recortar, colorear… Al principio tendremos que ponernos todos los días con ellos. Con el tiempo, veremos cómo podemos ir dejándoles solos porque habrán cogido el hábito de trabajar todos los días.

Cuando ya van siendo mayores, estas pequeñas tareas se pueden ir sustituyendo por  ejercicios sencillos o alguna asignatura fácil y breve, para luego ir pasando a la asignatura que más les cueste.

Muchos niños, y padres, creen que solo con hacer los deberes que les mandan es suficiente, pero eso solo no vale. También deben de estudiar un poco todos los días aparte de hacer los ejercicios.

Es mejor  ser un alumno estratégico, siguiendo todas las pautas que hemos visto, que un alumno que aprende por repetición.

Siempre se ha dicho que algunos niños sin apenas estudiar sacan muy buenas notas (alumno estratégico) mientras que otros necesitan mucho más tiempo para conseguir aprobar (aprender por repetición), y esto se ha atribuido a la inteligencia. Sin embargo, esto no es realmente así. técnicas-de-estudio

Al alumno que aprende por repetición, una vez terminado el examen, se le olvidarán rápidamente los conocimientos adquiridos, además de necesitar más tiempo para estudiar, mientras que el alumno que ha seguido una estrategia tiene mejor organizada la información en su cabeza porque ha realizado un correcto proceso de estudio y le durarán más tiempo los conocimientos, y necesitará menos tiempo para estudiar.

Con el desarrollo adecuado de estos consejos que te hemos dado en Viva el Cole, además de constancia y práctica, verás cómo tus hijos aprovechan mejor sus horas de estudio y obtienen mejores resultados.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*